EFI Construcción participativa del paisaje metropolitano como bien social común.

Resumen 

El derecho a vivir una ciudad digna incluye contar con un entorno que convoque a vivir, cuidar, participar y compartir. Incorporar árboles, plantas y diseñar entornos en barrios de la periferia del área metropolitana es una tarea en general postergada, pero importante tanto para la integración urbana como para el fortalecimiento del entramado social y el sentido de pertenencia. Contar con espacios verdes de calidad y adaptados a las necesidades de los vecinos, según sus intereses estéticos, demandas e inquietudes, resulta un enfoque relevante en la planificación urbana. Varios trabajos destacan la importancia de las áreas verdes para el bienestar humano (Grahn, 1989; Kaplan y Kaplan 1989; Ulrich et al. 1984, 1991). Así también cabe destacar los  beneficios del enverdecimiento metropolitano como son; mejoras microclimáticas,  ahorro de energía y reducción de las emisiones de CO2, mejora de la calidad del aire, reducción del volumen y mejora de calidad del agua de escorrentía, reducción del ruido, aumento de la biodiversidad, mejoras en la salud física y mental, beneficios económicos y el desarrollo económico local, así como el beneficio social generado al aumentar el sentido comunitario y la identidad social (Krishnamurthy L. y J. Rente Nascimento, 1997). En especial la conjunción de todos estos aspectos deviene en cómo repercuten los espacios comunes en la vida humana en especial cuando son diseñados por las personas que viven en ellos.  En especial a través de lo que Elinor Ostrom plantea a través de abordar «…El problema de cómo administrar mejor los recursos naturales y los espacios comunes es el centro de la discusión, a la vez de quiénes son lo administran y para quién lo hacen (Ostrom, 2002: 90)».
La posibilidad de integrar conocimientos agronómicos, estéticos y paisajísticos a este diseño urbano, habilita la optimización del uso de especies, suelos y lugares, ya que habitualmente no se considera el parquizado como un ítem relevante en la planificación urbana. 

El EFI “Construcción participativa del paisaje metropolitano como bien social común” propone poner en contacto estudiantes de la materia “Introducción al estudio del paisaje y áreas verdes” de Facultad de Agronomía (FAgro), Grupo Disciplinar Paisaje, estudiantes de la Licenciatura de diseño del paisaje (FAgro, FADU, CURE), y estudiantes de Facultad de Ciencias, con vecinos de Punta de Rieles, Villa García, Malvín Norte, y Personas Privadas de Libertad (PPL) de la Unidad Nro 6 Punta de Rieles, para poder diseñar en un vínculo dialógico, espacios verdes que habiliten espacios de disfrute, y embellezcan entornos urbanos de la periferia del noreste metropolitano.
Existe la demanda de la Comisión del Parque Villa García para diseñar el sector B del Parque, un espacio que actualmente la comisión no ha podido abordar en su recuperación y mantenimiento. La idea es poder realizar un proyecto de diseño para este espacio, y eventualmente para el sector C, que es el sector de humedales. En el sector B se trabajó en 2019, con un equipo de estudiantes que relevaron especies existentes en una parte del sector y presentaron una propuesta a la comisión con la incorporación de algunas especies nativas y recomendaciones de mantenimiento para las existentes. Este trabajo se tomará como base para profundizar el trabajo en el área seleccionada y a su vez complementarla.  

En Espacio Plaza existe la necesidad de diseñar un conglomerado vegetal para las galerías del nuevo edificio construido con presupuesto participativo. Esta sería una etapa complementaria a la iniciada en 2019 en el EFI “Horticultura ornamental”, que trabajó mayoritariamente con el espacio exterior, presentando un informe que en parte fue llevado adelante por los vecinos para la inauguración del espacio. 
En la Unidad Nro 6 se han realizado numerosos intentos por plantar árboles, pero el suelo, caracterizado por material de relleno, hace difícil el crecimiento de las especies plantadas. En la edición 2019 del EFI “Horticultura Ornamental” se identificaron algunas especies existentes, y a través del intercambio con PPL y operadores encargados de la plantación, las prácticas que hacían viable o no el crecimiento de árboles. La propuesta para la edición 2020 es a través del intercambio entre estudiantes y PPL poder diseñar una forma de plantar ciertas especies forestales que permitan su crecimiento a pesar del sustrato que las contiene, y así definir lugares de plantación para otorgar sombra a las personas que habitan y transitan este espacio.

En el caso de Malvín Norte, la Unidad de Extensión de la Facultad de Ciencias desde hace algunos años viene trabajando sobre la problemática de los residuos sólidos. Esto dio origen a un proyecto que permitió analizar este problema de forma colectiva junto a diversos actores territoriales y académicos. A partir de ello se ha detectado la necesidad de aportar a la transformación de diferentes espacios comunes. Explícitamente se ha manifestado el interés de desarrollar huertas en espacios públicos. Asimismo, y en paralelo a ello, existe interés por parte del Centro Cultural de Malvín Norte de fortalecer el trabajo de la huerta comunitaria de Malvín Norte así como en otros espacios públicos, la cual está ubicada dentro del predio de la Facultad.  

Palabras claves: horticultura ornamental, área metropolitana, integralidad, salud colectiva

Inscripciones:  https://forms.gle/JkKtyiw93zmCVmmH6

Docente responsable: Prof. Adj. Mag. Fernando Sganga (FAGRO)

Docentes participantes:
FAGRO: Prof. Adj. Mag. Fernando Sganga; Asist. Pablo Hernández, Ayud. Rodrigo Aguiar;
LDP: Prof. Adj. Norma Piazza; Prof. Adj. Rafael Dodera; Ayud. Sophia Hutton.
FCIEN: Asist. Patricia Iribarne, Ayud. Soledad Camacho
PIM: Asist. Lucía Abbadie, Asist. Leticia Folgar, Asist. Lauren Isach; Asist. María Schmukler;
Asist. Guidahí Parrilla; Asist. Juan Alves; Asist. Carina Casanello.